Viejo no es lo mismo que muy viejo

1

¿Por qué envejecemos?  ¿Qué hace que nuestras células decaigan con el tiempo? ¿El envejecimiento de las células es progresivo o sufre un drástico empeoramiento en edades avanzadas? ¿Las células madre envejecen igual que el resto de las células? ¿Qué mecanismos moleculares controlan el envejecimiento? ¿Se pueden rejuvenecer las células viejas?

Los avances de las ciencias biológicas han permitido que en los últimos veinte años podamos intentar responder algunas de estas preguntas. Uno de los tejidos donde se ha estudiado extensivamente el envejecimiento y sus causas es el músculo esquelético (o estriado).  ¿Por qué? Porque uno de los signos más obvios del envejecimiento es la pérdida gradual de masa muscular y por consiguiente una reducción progresiva de la fuerza corporal (un fenómeno que se conoce como “sarcopenia(1). Además, el músculo pierde también gradualmente su capacidad natural para regenerarse.
Una pequeña introducción: el músculo esquelético está compuesto principalmente por fibras musculares, enormes células multinucleadas responsables de la contracción muscular, y por una población de células madre que se denominan “células satélite“, las responsables de la regeneración muscular. Cuando un músculo se rompe o sufre un daño (una lesión, toxina, enfermedad, etc), las células satélite se activan, se multiplican y fusionan y forman nuevas fibras musculares, regenerando por tanto el tejido muscular y restaurando su fuerza.
Las células satélite mientras no se necesita su función se mantienen en quiescencia (en G0, fuera del ciclo celular). La desregulación de este estado de quiescencia puede conducir a fallos en la regeneración muscular. Diversos grupos de investigación han documentado que la  función de las células satélite se deteriora con la edad y que una exposición de las células a un ambiente juvenil pueden invertir este proceso (2), sugiriendo que los problemas regenerativos se deben a los cambios extrínsecos en el medio circundante de las células durante el envejecimiento y no a cambios intrínsecos de la propias células.
En nuestro laboratorio hemos investigado estos conceptos y hemos comparado las propiedades y analizado la función de células satélite de ratones de diferentes edades: jóvenes, adultos, viejos y muy viejos (geríatricos), siendo en estos últimos donde el músculo presentaba características de sarcopenia. Sorprendentemente, observamos una fuerte disminución de la capacidad regenerativa de las células satélite de los ratones geriátricos en comparación con los ratones viejos (sin sarcopenia). Además esta falta de función de las células satélite geriátricas no puede ser rescatada por un ambiente joven, ya que si transplantamos estas células geriátricas en ratones jóvenes donde hemos inducido un daño muscular, no conseguimos recuperar su función, incluso después de un período largo de adaptación antes de la lesión. Si que conseguimos recuperar la función de células viejas (3).
La pregunta era obvia. ¿Cuál es la diferencia entre las células satélite viejas y las geriátricas? ¿Qué factores podrían ser responsables de este distinto comportamiento? Para responder esto realizamos un análisis comparativo de la expresión génica global de las células satélite quiescentes de diferentes edades y encontramos diversos factores que se expresan exclusivamente en las células geriátricas, siendo uno de ellos p16INK4a, una de las proteínas esenciales en la inducción de la senescencia celular (4). Esto implica que las células satélite geriátricas ya no están en un estado normal de quiescencia sino que el envejecimiento las ha hecho transitar hasta un estado de pre-senescencia lo que tiene como consecuencia que no puedan activarse correctamente y ejercer su función regenerativa.  Podríamos decir que estas células han llegado a un punto de no retorno. Para demostrar que la expresión de p16INK4a era causa y no consecuencia, procedimos a silenciar la expresión de p16INK4a en células satélite geriátricas, lo que restauró su capacidad de activarse, proliferar y regenerar el músculo tras un trasplante, induciendo por lo tanto su rejuvenecimiento.
Hemos encontrado los mismos marcadores en células satélite de seres humanos en edad geriátrica. Teniendo en cuenta que el envejecimiento es un proceso multifactorial, nuestros resultados pueden ser la base para nuevos estudios que abran la puerta a futuras aplicaciones en la salud humana. A largo plazo.
Este trabajo lo hemos realizado en el laboratorio de Biología Celular del departamanto de Ciencias Experimentales y de la Salud (CEXS) de la Universidad Pompeu Fabra en Barcelona y acabar de salir publicado hoy en la revista Nature:
Ya nos citan en:
Notas:
(2) Esto se consigue con experimentos de parabiosis, donde se conectan los sistemas circulatorios de un ratón viejo y el de un ratón joven.
(3) El experimento implica purificar las células satélite de los músculos jóvenes, viejos o geriátricos. Infectarlas con un virus que expresa una proteína fluorescente (GFP que emite en verde) e inyectarlas en músculos de ratones jóvenes inmunodeficientes (para evitar rechazo) donde se había dañado el tejido con una toxina. Luego esperar a que el músculo se regenere (o no) y contabilizar el número de fibras musculares fluorescentes (verdes) entre otros muchos parámetros.
(5) p16INK4a también conocido como p16 es un gen que que inhibe la progresión del ciclo celular e induce a la senescencia. Pertenece al grupo de los genes supresores de tumores ya que su expresión reduce la probabilidad de que una célula se transforme en cancerígena y su deleción o inhibición aumenta la probabilidad de que se produzca un tumor. p16 se ha demostrado importante para el envejecimiento celular aunque su papel en células madre del músculo era totalmente desconocido e incluso disputado.

Happy Halloween

0

REC_END

Para leer #1: Ciencias contra Humanidades

0

Science Is Not Your Enemy. An impassioned plea to neglected novelists, embattled professors, and tenure-less historians”. Steven Pinker

Crimes Against Humanities Now science wants to invade the liberal arts. Don’t let it happen”. Leon Wieseltier

El dinosaurio de las letras ya tiene su meteorito”. Cristian Campos

Science vs. the Humanities, Round III”. Steven Pinker & Leon Wieseltier

Cuestión de números

0

Escuchaba un día de esta semana el programa Hoy por Hoy de la Cadena Ser. Horario de máxima audiencia, las 9:00 de la mañana más o menos. El tema, las declaraciones del Papa católico en un periódico eclesiástico, sesudo análisis de teóloga de pedigrí y de tertulianos todólogos. Todos los medios le dedicaron abundante cobertura.

Siendo ateo, no me puede importar menos lo que digan dirigentes de instituciones anacrónicas con doctrinas idiotas. Me parece irrelevante. Mi pregunta es, ¿por qué tanto espacio mediático cada vez que el Papa abre la boca? Me imagino que la respuesta que nos darían los periodistas si les formuláramos esa pregunta sería que es un tema de interés general dado que la mayor parte de la población es católica. ¿Cómo sabemos que hay tantos católicos? Sólo hay que darse un paseo por la Wikipedia para ver que la fuente de estos datos son los barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) donde de manera más o menos constante más del 70 % de la población se autodefine como católica. Conclusión, está totalmente justificado el despliegue mediático.

Pero, un momento. Sigamos haciéndonos preguntas, sólo por sana curiosidad científica. ¿Cómo se hacen los barómetros del CIS? Si leemos su metodología, los datos se obtienen mediante “encuesta personal realizada en hogares” de al menos 2500 personas de más de 18 años. Hay discusiones sin fin sobre como se analizan los datos y cuáles son los enunciados de las preguntas, pero yo me hago preguntas muchos más simples. ¿Cómo se selecciona a los encuestados? ¿Cuándo se hacen las encuestas: por la mañana, por la tarde, por la noche? ¿Se selecciona a un grupo de encuestados y se les busca hasta encontrarlos o sólo se pregunta a los encontrados en horario “de oficina”?

Sigamos. ¿Alguna vez habéis respondido a una encuesta del CIS o a cualquier encuesta? ¿Podemos estar seguros que el “universo” de la encuesta no está totalmente sesgado simplemente por criterios de disponibilidad? Al igual que las encuestas telefónicas que sólo usan números fijos y en horario laboral son imposibles de creer por su enorme sesgo hacia determinados grupos de población, las encuestas presenciales que dependen de que el encuestador y el encuestado tengan horarios compatibles estarán igualmente sesgadas.

Si al igual que los cálculos de asistencia a las manifestaciones, las encuestas podrían ser burdamente erróneas y además sólo preguntan lo que al gobierno de turno le interesa preguntar, ¿no será que los problemas reales de la sociedad son otros?

Por lo tanto, ¿y si no hay tantos católicos?  ¿y si no hay tantos antiabortistas? ¿y si no hay tantos españolistas? ¿y si no hay tantos catalanistas? ¿y si hay muchísimos más antisistema? ¿la sociedad que nos reflejan los medios es totalmente irreal?

Conclusión, los números no son irrelevantes, como cualquier político sabe, y manipularlos es la primera asignatura que aprenden.

Que se joda todo el mundo

0

Últimamente me he sentido fascinado por la inclasificable música de los sudafricanos Die Antwoord.

Una las mejores descripciones que he leído en los cientos de artículos sobre ellos que se pueden leer por la red es esta:

Like pirates and highwaymen, like punk fashion cultural provocateurs Vivien Westwood and Malcolm McLaren, Die Antwoord has penetrated our collective subconscious. Holding a mirror to a society is never easy. In the glare of the mass media, assumed stupidity can easily become real stupidity; irony is flattened out and you become the very thing you are trying to satirise or transcend. Their “Zef” vibes are at once too ironic to be acceptable, and yet too earnest and visionary for the kind of ironic acceptance the 21st century revels in. Their music is at once too weird to be taken up by a mainstream audience but also too pop to please serious critics looking for informed oppositional politics.

Yet, despite their pre-sexual los-lyf porn plundering, despite their love for common South African “Zef” culture, their Leon Schuster-style humour, their kitsch referencing of American gansta rap and their dodgy Cape Colour coon black-face parody, Die Antwoord remain a complex, contradictory phenomenon. Within an increasingly simplistic, monolithic media, which imposes stupidity from above, they show us that we don’t have to take this shit. They prove that bad taste is at its heart kind of love, love for human nature. It’s discomforting, filthy and hilarious, but it’s also potentially the long-neglected first step in reflecting a culture’s inner psychology, no matter how scary. As Yo-landi sang it simply, “I fink u freeky, but I like you a lot.” Die Antwoord: Defending the caveman (and woman)

Ciertamente son muy difíciles de explicar. Su fascinación por la suciedad, las ratas, los tíos desdentados, los “freaks” salidos como de un revival de Tod Browning, los pijamas de animales de cuerpo entero, su actitud iconoclasta, hay que verlo y oirlo. Sin haber estado nunca sudáfrica seguro que nos perdemos casi todas sus referencias, pero aún así merece la pena el show.

Leer:

¬ Are Die Antwoord blackface?

¬ Video killed the radio star: Die Antwoord eats Lady Gaga

¬ Die Antwoord is my pimp

¬ Mike Tyson’s “I’ll fuck you till you love me,faggot!!” Pare entender el rap del final del video FOK JULLE NAAIERS.

¿Ama a la patria?

0

Si hay algo aparte de la religión que ha hecho de este mundo un lugar donde las posibilidades de ser feliz son casi nulas para miles de millones de personas, eso es el patrotismo. Ya lo dijo el bueno de “Ambrose Bierce“, que puso el dedo en la llaga hace mucho tiempo:

Patriota, s. El que considera superiores los intereses de la parte a los intereses del todo. Juguete de políticos e instrumento de conquistadores.
Patriotismo, s. Basura combustible dispuesta a arder para iluminar el nombre de cualquier ambicioso. En el famoso diccionario del doctor Johnson, el patriotismo se define como el último recurso de un pillo. Con el respeto debido a un lexicógrafo ilustre, aunque inferior, sostengo que es el primero.

La patria, la patria… ¿Qué narices es la patria? ¿sirve para algo la patria? La lista de idiotas que quieren a su patria con locura es larguísima en todos lados, y aquí cada esquinita está llena de políticos pillos que se sirven de patriotismos para desviar la atención.

Basta de nacimientos

0

Comiendo hoy en el bar de la piscina no he podido evitar evocar esta canción de Def con dos, “Basta de nacimientos”.

¿Para qué tienen hijos los irresponsables? Buena pregunta. Aunque suene un poco nazi, hay gente que no debería tener hijos. Si vas tratar a tus hijos como si fueran animales de granja (de una granja intensiva de estas de las chungas) y vas a dedicar toda tu energía a matar cualquier atisbo de felicidad infantil que pudieran tener, mejor déjalo y dalos en adopción, que sólo por mero azar encontrarán mejores padres.

Ignorantes, estúpidos

0

Engañabobos

0

Leo esta interesante noticia en Materia:

El Gobierno comienza a perseguir la publicidad de los productos milagro en televisión.

El Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA) ha tumbado la emisión de estos anuncios engañosos que llegaban a los hogares de los andaluces a través de sus televisores: en los últimos cuatro meses ha enviado medio centenar de requerimientos a las operadoras para que dejen de emitirlos. De momento, todos estos canales van cumpliendo, dejando de dar difusión a reclamos que vulneran la ley por colocar en situación de indefensión a los espectadores, que pican ante reclamos que se presentan como científicos. De negarse a cumplir, los operadores se exponen a multas de hasta medio millón de euros.

Estas reclamaciones se centran en los productos milagrosos que podríamos definir como “casposos”, a saber, esos que salen por la noche o madrugada y que cualquiera que tenga dos dedos de frente y una mínima cultura científica y/o pensamiento crítico sabe que son un auténtico camelo: El té chino del doctor Ming, los Calcetines Relax, la crema SuperBlue Stuff,  el reactivante vascular Liváriz, el milagroso Método Reduform, etc.

Me preocupa que no se consideren en la misma categoría los productos cosméticos, alimentarios o deportivos (por nombrar algo, pero la tendencia es general) que utilizan estrategias similares, pero al ser marcas “de toda la vida” producen confianza en el putativo comprador. Sólo hay que darse un paseo por el supermercado para ver cientos de cosméticos que aseguran producir un determinado efecto casi milagroso en nuestro organismo (Ver el test del baño), o decenas de alimentos “funcionales” (por ejemplo yogures o ensaladas) que son auténticas farmacopeas andantes con efectos maravillosos en nuestro sistema inmune, digestivo o cardíaco (Ver Ejemplo 1). Aunque algunos productos, como los famosos estenoles vegetales que ayudan a reducir los niveles de colesterol, tienen su base científica, muchos otros son simples engañabobos de proporciones realmente alucinantes.

¬ El test del baño. Vete a tu cuarto de baño y léete las etiquetas de los productos. En el mío he encontrado: “Deeply Nourishing” (profundamente nutritivo); “Hidratación intensa”; “Revitalizante, nutre y repara”; “Con serum revitalizante. Arginina + Proteína”; “Con Seda hipoalergénico”; Dermoprotector; etc. Todo o casi todo son auténticas chorradas sin ninguna base científica, usan tecnicismos que suenan bien y/o hacen hincapié en algún ingrediente que tiene buena prensa. Algunos dicen burradas bochornosas como que el aminoácido arginina es una proteína.

¬ Ejemplo 1: Ensaladas Antiox. La lógica es aplastante: 1) Los antioxidantes son beneficiosos y se ha demostrado en múltiples estudios que dietas con antioxidantes ayudan en muchos procesos patológicos e incluso durante el envejecimiento.  2) Algunos antioxidantes son por ejemplo la vitamina C o la vitamina E. 3) Mi producto contiene vitamina C o la vitamina E. 4) Ya no vendo un zumo o una ensalada, vendo un zumo o ensalada “antioxidante” que protege a las células contra el daño oxidativo. ¿Verdadero? Pse ¿Engañoso? Si.

Leer:

¬ El Gobierno comienza a perseguir la publicidad de los productos milagro en televisión en Materia.
¬ Marketing torticero: el escándalo de las ensaladas en Scientia.

Y sin embargo se mueve

2

Leo anonadado que se acaba de publicar en España un libro donde dos individuos defienden que la Tierra es el centro del Universo. Los individuos en cuestión, Juan Carlos Gorostizaga (profesor del departamento de Matemática Aplicada de la Universidad del País Vasco) y Milenko Bernadic (también matemático y profesor de secundaria), han publicado el libro “Sin Embargo No Se Mueve“, en el que defienden la medieval teoría del geocentrismo, una teoría que, según señala Gorostizaga, “varios científicos católicos actualmente defienden a lo largo del mundo”.

El resumen del libro dice:

Increíble, pero cierto. Ningún experimento explícitamente diseñado para tal propósito ha demostrado jamás que la Tierra se mueve. En otras palabras, lo que usted ve en el cielo, es pura realidad, así es. El modelo geocéntrico de Tycho Brahe (ligeramente modificado) resulta cierto. Esta verdad, tan evidente y tan incómoda para determinados sectores no científicos sino cientificistas, tiene serias y directas consecuencias para la filosofía, ciencia moderna, y particularmente para la exégesis bíblica. Una lectura apasionada que le mantendrá en vilo hasta el final, un descubrimiento de lo que ya sabe, aunque no se lo pueda creer. Tal vez ahora le resulte algo más fácil o al menos sorprendentemente fresco: todo el universo fue hecho para usted, por amor.

 

El problema de fondo es la religión. Estos interfectos son primeros católicos (y muy rancios por lo visto) y luego ya de manera secundaria científicos o pseudo-científicos. En mi opinión no existe tal cosa como un científico católico. Si se es de verdad católico convencido (o creyente convencido en cualquier otra religión) no se puede ser científico, son formas de pensar incompatibles. Otra cosa es los cientos de miles de científicos que por convenciones culturales dicen pertenecer a una u otra religión, pero que en realidad no son creyentes convencidos sino sólo superficiales.

El método científico implica que cualquier teoría puede ser refutada y el geocentrismo ha sido refutado en múltiples ocasiones a lo largo de la historia usando todo tipo de demostraciones, desde Aristarco de Samos, pasando por CopérnicoGalileo y Kepler,  y acabando con los cientos de miles de astrónomos modernos que se deben desternillar de la risa cuando leen las idioteces que escriben estos gárrulos. Recomendaría estos dos individuos que retomaran su educación universitaria y se hicieran un curso básico de física del siglo XXI, por ejemplo, en Udacity tienen uno estupendo y gratuito, sólo hace falta saber inglés.

Por si algún geocéntrico cae por aquí, ahí van unos vídeos explicativos.

Ay del Chiquirriquitín

0

Aunque parezca increíble todavía no me había enterado que Benito acaba de afirmar que no había ni mula ni buey en el portal de Belén y que sí, que la Virgen María era con total seguridad virgen. Que desastre, que te obliguen a aprenderte y a cantar ponzoñas como “Ay del Chiquirritín, Chiquirriquitín, metidito entre pajas; ay, del del Chiquirritín, Chiquirriquitín, queridín queridito del alma… Entre un buey y una mula Dios ha nacido, y en un pobre pesebre le han recogido…” para que venga el Panzer-Papa y te rompa tus tiernas ilusiones catolico-pastoriles.  No es sorprendente, la jerarquías religiosas son notoriamente famosas por discutir interminablemente sobre los detalles imaginarios de acontecimientos en gran parte o totalmente imaginarios. No sorprende que los meapilas se pregunten si ¿debemos quitar la mula y el buey del Belén esta Navidad?. Lo que si sorprende es que se dedique espacio de análisis a esta chorrada desde un periódico teóricamente ”progresista” como el País, y que subtitulen la noticia con un :”Benedicto XVI confirma en su nuevo libro la virginidad de María”.

Nacioncillas

0

El nacionalismo me asquea.

Las ideologías nacionalistas derivan indefectiblemente hacia intolerancia y xenofobia más o menos encubierta, la filosofía de echar la culpa a los otros. Usar en el siglo XXI, conceptos de nación del siglo XIX es irracional. Me explico. Hay algunos pequeños detalles que son algo anacrónicos:

- La soberanía nacional es totalmente inexistente, el autogobierno es casi nulo, nos gobiernan entre las corporaciones transnacionales y los economistas de la escuela de Chicago. Por otro lado vivimos inmersos más y más en el ciberespacio donde las naciones no tienen significado.

- Las fronteras ya no existen, ya no hay aduanas ni muros ni vallas, y en la Comunidad Europea la moneda es única y común.

- Los símbolos nacionales son banales y vacíos, las banderas son trozos de tela de colores, los himnos hablan de acontecimientos muertos y sin sentido o son marchas militares de olvidado significado.

- No hay etnias ni razas distinguibles. Por contra, la mezcla de razas, idiomas y culturas que inevitablemente genera la Europa del siglo XXI hacen que la homogeneidad sea imposible.

- El hecho cultural diferencial es mínimo, en cuanto te haces amigo de unos cuantos europeos de distintas latitudes las diferencias que eran aparentemente insalvables acaban siendo casi anecdóticas en su mayor parte. Si exceptuamos las diferencias lingüísticas, el resto es poca cosa.

Los gobiernos de estados y estadillos intentan mantener este nacionalismo banal a toda costa. Lo intentan con la educación. Todos intentan crear la nación imaginada en la escuela con sus simbolitos y sus hitos deportivos, en vez de fomentar el espíritu crítico y la libertad de pensamiento quieren nacionalizar a sus ciudadanos y convertirlos en patriotas: españolizar o catalanizar a los habitantes de Cataluña. Sólo les interesa tener el mayor número de borregos intelectualmente sumisos que no se planteen demasiadas preguntas.

Me asquea aún más el nacionalismo “de izquierdas”. Es algo que no tiene ninguna lógica. ¿Cómo narices se puede ser socialista o libertario o anarquista o ecologista y nacionalista a la vez? Es como ser científico y religioso. Son conceptos que puede que fueran compatibles en algún momento histórico lejano, pero ahora son inmiscibles, como el aceite y el agua. Por lo tanto los que se dicen nacionalistas de izquierdas mienten, son solamente nacionalistas y puede ser que no sean totalmente de derechas. Me la soplan sus naciones y sus patrias. Un patriota un idiota.

Ver:

¬ Irene Rigau: “Solo mediante la escolarización podremos realmente catalanizar, hacer miembros de pleno derecho, tener sentido de pertenencia a nuestro país, a los hijos de los que han venido de fuera. [...] La escuela pública funde diferentes grupos étnicos en un solo pueblo”.

¬ José Ignacio Wert: ”Nuestro interés es españolizar a los alumnos catalanes y que se sientan tan orgullosos de ser españoles como de ser catalanes y que tengan capacidad de tener una vivencia equilibrada de esas dos identidades porque las dos les enriquecen, y en esa línea vamos a continuar”.

¬ ¿Cómo alguien puede ser “nacionalista” y “de izquierdas”? en Principia Marsupia.

La protesta ante la desigualdad…

0

… está evolutivamente conservada. Y si no que se lo digan a estos monos:

La charla completa de Frans de Waal en TED aquí.

 

Dios no tiene sentido del humor (y III)

0

 

No deben reirse

No deben reirse

 

 

Y mi culo. ¿Te gusta mi culo?. Mahoma, nace una estrella.

Y mi culo. ¿Te gusta mi culo?. Mahoma, nace una estrella.

 

Las caricaturas de la revista francesa Charlie Hebdo. ¿Provocación? ¿Locura? ¿Defensa de la libertad de expresión? Quizás una mezcla de las tres cosas, pero el humor es necesario.

Ver:

¬ Francia enciende las alarmas tras la publicación de viñetas de Mahoma (Público)

¬ Mahoma y la libertad de expresión (Aguas internacionales – el País)

¿Ama a la patria? II

0

Si hay algo aparte de la religión que ha hecho de este mundo un lugar donde las posibilidades de ser feliz son casi nulas para miles de millones de personas, eso es el patrotismo. Ya lo dijo el bueno de “Ambrose Bierce“, que puso el dedo en la llaga hace mucho tiempo:

Patriota, s. El que considera superiores los intereses de la parte a los intereses del todo. Juguete de políticos e instrumento de conquistadores.
Patriotismo, s. Basura combustible dispuesta a arder para iluminar el nombre de cualquier ambicioso. En el famoso diccionario del doctor Johnson, el patriotismo se define como el último recurso de un pillo. Con el respeto debido a un lexicógrafo ilustre, aunque inferior, sostengo que es el primero.

La patria, la patria… ¿Qué narices es la patria? ¿sirve para algo la patria? ¿se puede amar a la patria de verdad? La lista de idiotas que quieren a su patria con locura es larguísima en todos lados, y en este país cada esquinita está llena de patriotas desaforados.

Ir arriba