100,000

Se acaba de publicar en la prestigiosa revista médica “[“The Lancet”:http://www.thelancet.com/journal]” un impresionante estudio titulado _”Mortality before and after the 2003 invasion of Irak: cluster sample survey”_; realizado por un equipo de investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg en EEUU, la Facultad de Medicina de Al-Mustansiriya en Irak y la escuela de Enfermería de la Universidad de Columbia en EEUU.
El estudio ha comparado las causas y la tasa de mortalidad en Irak durante dos períodos de tiempo, del 1 de enero de 2002 al 18 de Marzo de 2003 y del 19 de Marzo de 2003 al 8 de Septiembre de 2004, o sea, antes y después de la invasión. Los resultados son escalofriantes. La mortalidad asociada con la invasión y ocupación de Irak se estima en un **mínimo de 100,000 personas.**
Ahora sabemos por qué el general Tommy Franks decía aquello de _”Nosotros no contamos los cuerpos”._
Según el editor de la revista “The Lancet”, Richard Horton, el estudio ha sido extensivamente revisado y editado. En su opinión, y en la mía, el estudio demuestra que la invasión se realizó sin tener en cuenta los posibles efectos secundarios y las consecuencias de la post-guerra, y prueba que el reemplazo (por la fuerza) del dictador por una “democracia liberal” no ha traído ni paz ni seguridad a la población civil. Dice Horton, _”El imperialismo democrático ha dado lugar a más muertes, no a menos”._ Buen resumen.

You may also like...

1 Response

  1. Carmen says:

    Que buen plan derrocar a un genocida para asesinar a 100.000 personas, y encima era lo mejor para el pueblo iraquí, creo que si ellos pensaran lo mismo no habría resistencia; no digo que Sadam Hussein hiciera ningún bien a su pueblo, ni que no estuvieran hartos de él, pero los iraquíes tampoco quieren un gobierno impuesto por EEUU, asi que algo habrán hecho mal.

Comenta ya maldit@!