Investigación científica, ¿para qué?

La “Fundació per la pau” acaba de publicar un informe (PDF) sobre las cantidades dedicadas a la investigación científica y militar en los presupuestos generales del estado de 2005.
Según los datos de la fundación, el gobierno del PSOE, reduce el porcentaje del presupuesto dedicado a investigación científica, y aumenta notoriamente las partidas dedicadas a “créditos a empresas” e “investigación militar”. Por lo tanto, incumple una de sus sonoras promesas electorales, donde se comprometía a incrementar “los fondos públicos de investigación y desarrollo, referidos a gastos no financieros (capítulos 1-7) en un 25% anual”.

En el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año 2005, las partidas destinadas explícitamente a I+D militar ascienden a 1330,3 millones de Euros (221.343 millones de pesetas), lo que representa casi el 27% del total de fondos para I+D presupuestados por el Estado para el año próximo. En cambio, el programa que constituye la principal fuente de financiación pública para los grupos de investigación de las Universidades y el CSIC apenas recibe el 9,9% del total de gastos en I+D presupuestados y, aunque aumenta en cifras absolutas respecto al año pasado, su peso relativo se ha recortado (suponía el 10,4% en 2004).
Los fondos dedicados a I+D militar podrían ser aún mayores, puesto que en el proyecto de Presupuestos no queda claro el destino (civil o militar) de otros 307,3 millones de euros y, así, la participación real de los proyectos militares en los gastos de I+D podría alcanzar el 33%.
La cifra de 1330,3 millones de euros es el resultado de sumar el presupuesto de investigación centralizado desde el Ministerio de Defensa, que asciende a 315,7 millones de euros, con los anticipos que facilita el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, que para el año 2005 están presupuestados en 1014,6 millones de euros. La mayor parte de estos fondos se destinan al diseño y construcción o modernización de nueve tipos distintos de armamento, la mayoría de carácter ofensivo, lo que se aviene mal con la declarada “vocación humanitaria” del Ejército español. Además se debe destacar que, según datos del último informe publicado por la OCDE, España es el segundo país desarrollado que más esfuerzo dedica al desarrollo de nuevos armamentos, superado tan sólo por los EE.UU. Esta situación, previsiblemente, se mantendrá con los nuevos presupuestos.

You may also like...

4 Responses

  1. Campano says:

    ¿Otra promesa incumplida?
    Vaya.
    Y lo peor de todo es la forma de encubrirlo, bajando 3 puntos presupuestarios al I+D militar.
    De todas formas, Zapatero no sabe mucho de contabilidad, no nos olvidemos, de presupuestos res de res, rien de rien.
    Debe haber activo pasivo.
    La primera lección.
    Y luego temed el deficit presupuestario…

  2. ODYSEO says:

    De todos modos esa es una promesa que muy pocos notarán su incumplimiento. Ni siquiera los medios le prestaran atención. Al fin y al cabo, a quién le importa la ciencia en este país?

  3. Ludens says:

    En el “día de la patria” perdieron los científicos una buena ocasión para desfilar. Un desfile al año justifica un buen aprovisionamiento de fondos y ver a todos los investigadores con sus batitas puede servir a la gente para sentirse orgullosa de su patria.

Comenta ya maldit@!