No se manifiesten

Dice Consuelo Rumí (para el que no lo sepa, Secretaria de Estado de Inmigración y Emigración) que “las ONG son para trabajar y no para manifestarse”. Por lo que se ve, las ONGs sólo molan cuando te apoyan, después lo mejor es quitarlas de en medio. Que no se les vea y que no se les oiga.
Esto viene a cuento de las manifestaciones que diversas organizaciones no gubernamentales convocaron ayer en Madrid y Barcelona para apoyar a los “sin papeles” y solidarizarse con las cuatrocientas personas que mantiene un encierro en Barcelona para protestar contra la poca flexibilidad del proceso de regularización de inmigrantes. De estas cuatrocientas personas, veintidós están en huelga de hambre desde hace más de veinte días. Veintidós seres humanos que pueden acabar con graves secuelas físicas y mentales. Un portavoz de los manifestantes recordó a la señora Rumí que “también es trabajo manifestarse”.
Un poquito de respeto señora Rumí.
Leyendo los documentos escritos por los encerrados y por las organizaciones que los apoyan, éste comunicado de las mujeres inmigrantes me ha parecido perfecto para resumir su postura. Postura que apoyo totalmente:

Desde el ENCIERRO DE MUJERES INMIGRANTES queremos hacer público que además de compartir las demandas generales de nuestros compañeros, existen otras reivindicaciones que son propias de las mujeres. Si bien, la mujer en general sufre un grado de discriminación mayor por razón de género, la mujer inmigrante en particular las vive doblemente.
El Reglamento y la propia Ley de extranjería explotan a la mujer inmigrante ya que basan la regularización por la vía del contrato de trabajo, a menudo imposible de conseguir, ya que las tareas que realizamos por lo general se sitúan en lo que se denomina economía sumergida y no son reconocidas ni valoradas como trabajo: cuidados de niños, enfermos y ancianos, sector de servicios, trabajo sexual y tareas domésticas, entre otros.
El servicio doméstico tiene un régimen especial que no supone ningún derecho y además son las propias compañeras las que deberán hacerse cargo de pagar su seguridad social.
La vía de la Reagrupación familiar nos deja dependientes del hombre ya que no nos permite trabajar.
Aquella compañera que en el momento de la regularización esté embarazada, tampoco podrá acceder a la misma. Los hijos menores se encuentran en la misma situación ya que tampoco pueden presentar un contrato de trabajo.
Muchas mujeres inmigrantes somos cabeza de familia y al dejarnos sin poder obtener los papeles se pone en peligro la supervivencia de los nuestros.
Por todas estas razones DEMANDAMOS:
1.- La modificación de los requisitos exigidos:
Que se suprima el contrato como requisito indispensable para la Regularización. Para ello proponemos el estudio conjunto de medidas incluyendo un permiso temporal de búsqueda de empleo, un permiso temporal de residencia con autorización para trabajar, la admisión de otros documentos que demuestren inserción social y laboral…
Que se admita como prueba de estancia en España no solamente el certificado del padrón sino cualquier otro documento considerado válido en derecho.
Que se permita la tramitación de las peticiones de regularización que aporten solicitud del certificado de penales aunque este sea adjunte incluso después del 7 de mayo. En los casos de inmigrantes cuyo país de origen carezca de embajada o oficina consultar en España, será suficiente la no existencia de antecedentes penales durante su estancia en territorio español.
2.- La ampliación de los plazos actualmente existentes:
Se amplíe el plazo para la presentación de solicitudes más allá del 7 de mayo. Que los 6 meses de estancia en España que es necesario acreditar no se cuenten desde el inicio del proceso de Regularización sino desde el final del mismo.
3.- La posibilidad de acceso a este proceso de todas y todos los inmigrantes sin papeles y para ello:
Que durante periodo de regularización se suspendan las expulsiones y detenciones motivadas por la falta administrativa de carecer de documentos en regla.

Ver:
– “Una veintena de los inmigrantes encerrados en Barcelona amenazan con dejar de ingerir líquidos de nuevo”:http://www.europapress.es/europa2003/noticia.aspx?cod=20050425135100&tabID=1&ch=66
– “Manifestación en Barcelona en apoyo a los sin papeles”:http://personales.ya.com/cnt-barcelona/maninm.htm
– “Madrid: «Regularización si, pero no así. Derecho a tener derechos»”:http://www.espacioalternativo.org/node/view/783

You may also like...

2 Responses

  1. Pepa says:

    Si no es un justo motivo para manifestarse … ¿qué lo es?

  2. ramon says:

    El delegado del gobierno en Catalunya (Joan Rangel) soltó algunas frases al respecto de estos ‘pocos’ manifestantes, insinuando que eran rezagados que habían perdido la oportunidad de regularizar su situación y que ahora hacian ruido porque querían los papeles. Más bien creo que estos ‘rezagados’ estaban pidiendo algo más que papeles, algo así como: Los papeles deberían desaparecer para todos, pero ya que están, por lo menos que el proceso no sea interminable y casi imposible.
    Unos 139.000 inmigrantes (que los políticos neciamente se empeñan en etiquetar como ilegales) han presentado en Catalunya la solicitud para regular su situación.
    El delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel, pidió a los inmigrantes que no han podido acogerse al proceso de regularización, que se vayan a su país y regresen a España con un contrato de trabajo, ya que de otra manera serán expulsados.
    Utilicemos un poco de lógica difusa para deducir que significa realmente este comunicado de Joan Rangel.
    1.- Todo inmigrante no comunitario debe volver a su país si no tiene un contrato de trabajo.
    2.- El desempleo afecta al ±15% de la población activa española. Por lo que un empresario sólo tramitará la contratación en origen porque los inmigrantes aceptan sueldos más bajos.
    3.- Todo inmigrante únicamente podrá entrar legalmente en España teniendo un contrato de trabajo.
    ERGO: Un inmigrante sólo es legal en España si acepta ser mano de obra barata.
    Contrastemos esta deducción con algo de lo que se enorgullece el norte: decir que defiende los derechos humanos. Pero no hace nada más que eso: hablar sobre ellos sin ponerlos en práctica. El 10 de diciembre de 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó un texto que en la actualidad está dando muchos dolores de cabeza a todos los sucesores de los políticos que lo aceptaron en las diferentes naciones.
    El punto 1 del artículo 13 de esta Declaración Universal de Derechos Humanos dice: Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. Pero parece que este artículo, como la mayoría del resto de la Declaración, los políticos no acabaron de entenderlo o simplemente lo saltaron al leer.
    Si todos somos iguales ante la ley pero para ellos necesitamos leyes diferentes. ¿no reconocemos de ese modo que ellos son diferentes? Si yo puedo trabajar en negro y lo máximo que me llevo es una multa, ¿no podrían ellos pagar lo mismo en vez de ser deportados? ¿Somos iguales entonces?
    Se que el supuesto problema de la inmigración no es de fácil solución, pero también se que no es tanto problema como el gobierno nos pretende hacer creer. No puedo dar una solución, y tampoco me atrevería a darla sin un dialogo entre todas las partes implicadas, pero sí puedo decir que si todo el dinero que se gasta en el control de la inmigración se dedicase a cerciorarse de que cualquier trabajador, sea blanco o negro, comunitario o no, trabaja con un contrato, cotiza, y no se le discrimina empresarial y legalmente por su nacionalidad, por lo menos el gobierno sería coherente con la aceptación de la Declaración de los Derechos Humanos.
    http://potaje.blogspot.com/2005/05/inmigrantes-buen-precio.html

Comenta ya maldit@!