Pequeños detalles

Y lo imposible pasó. El conductor del tranvía que ya empezaba a salir de la parada me ha visto llegar corriendo y ha vuelto a parar para dejarme entrar. ¿Será que sigue quedando un poco de amor en el mundo?

You may also like...

6 Responses

  1. el amoroso says:

    El amor no tiene nada que ver con incumplir las normas.
    Si te esmorras al subir, fuera de la parada, ya te enterarias de otros “amores”.
    En fin…

  2. Luis says:

    No se…, no se…., a ver si una noche de verano, volviendo a casa, tienes una aventura….(?)

  3. junjinchen says:

    Pues a mi una noche de verano, incumpliendo todas las normas, un conductor del transporte público me llevó a casa en el autobús cuando ya se había terminado el servicio y se disponía alegremente a aparcar y volver a su casa. Además fue contandome chistes todo el camino.
    Gracias a aquel conductor… y Ole!

  4. Pepa says:

    Recuerdo que hace años me calcé un guantazo en moto … nada serio, afortunadamente, pero me abrasé con el asfalto … en el hospital me quitaron la ropa a tiras, me enfundaron en un “indecente” camisón (de esos cortitos y abrochados a la espalda con lacitos) y así, pringadita de betadine, me largaron a la calle con el culo al aire.
    Lo que más recuerdo de todo fué a aquel taxista que me llevó a casa … así, casi en bolas, con el casco en la mano y sin un duro … y que no me quiso cobrar, aún cuando le dije de subir a casa a buscar dinero.
    Eternamente agradecida chaval … lástima no saber quién eres …
    Por ahí hay gente estupenda, pero no os hagais ilusiones siguen siendo muy, pero que muy poquitos.
    Aún así … un AUPA por ellos.

  5. junjinchen says:

    Jo Pepa que penita, si hubiera sido yo el taxista ademas de no cobrarte te habria comprado un bocata, porque los dientes no te los rompiste, no? en fin, que taxista se ha perdido el mundo….
    que vivan los buenos!

  6. Pepa says:

    Mmmmm ….. cabrona.

Comenta ya maldit@!