En busca de la ciudad del sol poniente

Leo en “[“La Petit Claudine”:http://www.lapetiteclaudine.com/]” que este año se cumple el 70 aniversario de la muerte de Howard Philips Lovecraft, uno de mis autores favoritos. Un pequeño homenaje.

Por tres veces soñó Randolph Carter la maravillosa ciudad, y por tres veces fue súbitamente arrebatado cuando se hallaba en una elevada terraza que la dominaba. Brillaba toda con los dorados fulgores del sol poniente: las murallas, los templos, las columnatas y los puentes de veteado mármol, las fuentes de tazas plateadas y prismáticos surtidores que adornaban las grandes plazas y los perfumados jardines, las amplias avenidas bordeadas de árboles delicados, de jarrones atestados de flores, y de estatuas de marfil dispuestas en filas resplandecientes. Por las laderas del norte ascendían filas y filas de rojos tejados y viejas buhardillas picudas, entre las que quedaban protegidos
los pequeños callejones empedrados, invadidos por la yerba. Había una agitación divina, un clamor de trompetas celestiales y un fragor de inmortales címbalos. El misterio envolvía la ciudad como envuelven las nubes una fabulosa montaña inexplorada; y mientras Carter, con la respiración contenida, se hallaba recostado en la balaustrada de la terraza, se sintió invadido por la angustia y la nostalgia de unos recuerdos casi olvidados, por el dolor de las cosas perdidas y por la apremiante necesidad de localizar de nuevo el que algún día fuera trascendental y pavoroso lugar.

Fragmento de “En busca de la ciudad del sol poniente” de H.P. Lovecraft. ([“PDF”:http://www.junjan.org/weblog/media/Lovecraft%20-%20En%20busca%20de%20la%20ciudad%20del%20sol%20poniente.pdf])

You may also like...

Comenta ya maldit@!