La homeopatía mata

Homeopatía es según la definición altamente revisada de Wikipedia es:

La homeopatía (del griego [hómoios], ‘igual’, y [páthos], ‘dolencia’) es un sistema de medicina alternativa creado en 1796 por Samuel Hahnemann basado en su doctrina de «lo similar cura lo similar» (similia similibus curentur), que sostiene que una sustancia que causa los síntomas de una enfermedad en personas sanas curará lo similar en personas enfermas. La homeopatía es una pseudociencia: una creencia que es presentada falsamente como ciencia. Las preparaciones homeopáticas no son efectivas para tratar ninguna enfermedad. Estudios a gran escala han demostrado que los productos homeopáticos no son más efectivos que los placebos, lo que sugiere que cualquier sensación positiva posterior al tratamiento solo se debe al efecto placebo y la recuperación normal de la enfermedad. Hahnemann creía que las causas subyacentes de las enfermedades eran fenómenos que llamó miasmas y que los remedios homeopáticos actuaban sobre ellos. Estos son preparados por diluciones sucesivas de la sustancia elegida en alcohol o agua destilada, seguidas de un enérgico golpe a un cuerpo elástico (usualmente un libro encuadernado en cuero).

Recomiendo la lectura completa de este artículo de Wikipedia. Como resumen rápido es una pseudociencia, o sea, nunca se ha probado su eficacia siguiendo el método científico, donde se pretende tratar enfermedades a base de dar a los enfermos diluciones extremadamente altas de diversas sustancias que se postulan como origen de la enfermedad. Un camelo, un engaño. Similar al agua bendita.

Ejemplo paradigmático, el Oscillococcinum, pastillas homeopáticas contra la gripe. El precio online a día de hoy son 20 euros la caja de 30 dosis. Adjunto esquema de su preparación:

 

Un kilogramo de caramelos de miel y limón cuestan menos y por lo menos tienen algo además de azúcar. Por lo tanto, si las pastillas no contienen nada, ¿cómo pretenden curar nada? Pues ahí es donde ya entramos ya en un tema religioso totalmente convencional, los caminos del señor son misteriosos y los de los homeópatas también. Por ejemplo, la empresa que vende las pastillas de Oscillococcinum nos explica la homeopatía de esta alegre manera:

¿Qué es un medicamento homeopático?
Es un medicamento obtenido a partir de sustancias denominadas cepas homeopáticas, de origen vegetal, animal, mineral o químico.

Tiene todo el sentido, al igual que sus pastillas que no contiene nada, su explicación no contiene nada. Es lógico.

OK, me lo creo. ¿Pero si no tiene nada? ¿por qué dices que mata?

Efectivamente mata, no por acción sino por omisión. Hay muchas personas con enfermedades graves que al creerse los efectos curativos de las pastillas homeopáticas dejan de tomar el tratamiento que tenían y acaban muriendo. Ejemplos:

Y después hay gurús como Beatriz Talegón que defienden en las redes sociales la homeopatía y la “autodeterminación terapéutica”.:

Leyendo los comentarios de esos tweets veo cientos de personas que están convencidas de las capacidades curativas de la homeopatía. Triste, muy triste.

You may also like...

Comenta ya maldit@!