Tiranos amigos (y 2)


Parece que a la casa Real no le gusta nada que salgan a la luz pública fotos de sus “eventos privados”, y menos si se puede ver a nuestra presentadora de telediarios favorita rodeada de teócratas. Si que son maniáticos, aunque con su queja han conseguido que la foto de marras salga hasta en la sopa y que los cotillas monárquicos se cabreen por considerar un agravio la ocultación de las actividades de uno de sus ídolos.
Triste país donde que los máximos representantes del estado
(esperemos que por poco tiempo) se reúnan con un verdugo, le regalen un caballo a costa del dinero de los contribuyentes y le impongan condecoraciones, no levanta la más mínima polémica, pero que su princesita de cuento salga o no salga en fotos levanta ríos de tinta. ¡Qué asco!

Derechos homínidos

El PSOE solicitará al Congreso de los Diputados que se reconozcan los ‘derechos humanos’ de los simios” (El Mundo) [Editando el titular de EL Mundo, no es el PSOE quien lo solicita, sino la fundación Gran Simio. Y no se piden “derechos humanos” sino tres derechos básicos… Cosas del analfabetismo periodístico galopante.]

El Proyecto Gran Simio

La Declaración Sobre Los Grandes Simios Antropoides
Exigimos la extensión de la comunidad de iguales para que incluya a todos los antropoides: seres humanos, chimpancés, gorilas y orangutanes.
Una comunidad de iguales es una comunidad moral en la que aceptamos la existencia de ciertos principios morales y derechos básicos que gobiernan nuestras relaciones con los demás miembros y que pueden hacerse cumplir por ley. Entre estos principios y derechos están los siguientes:
1. Derecho a la vida
La vida de los miembros de la comunidad de iguales debe ser protegida. No se puede matar a los miembros de la comunidad de iguales excepto en circunstancias estrictamente definidas, como por ejemplo, la legítima autodefensa.
2. Protección de la Libertad Individual
No se puede privar arbitrariamente de libertad a los miembros de la comunidad de iguales; en el caso de que alguno de ellos fuese encarcelado sin el debido proceso legal, tiene derecho a la excarcelación inmediata. La detención de aquellos que no han sido inculpados de haber cometido crimen alguno, o de aquellos que no sean criminalmente responsables, sólo será permitida en caso de que se demuestre que es por su propio bien. Lo mismo es válido cuando sea necesario para proteger al público de ese miembro de la comunidad que podría ser claramente un peligro para otros si permaneciese en libertad. En estos casos, los miembros de la comunidad de iguales deben tener derecho a apelar a un tribunal judicial, bien sea directamente, o en caso de incapacidad, a través de un abogado.
3. Prohibición de Tortura
El infligir deliberadamente dolor a un miembro de la comunidad de iguales, tanto si es de forma injustificada como en el supuesto de ocasionar beneficios a los demás es considerada como tortura y es inadmisible.

Leer:
¬ “Almost Human” (Rachel Nowak)
¬ “The Subjection of Women” (John Stuart Mill)

Votaré por un partido que defienda los derechos humanos

Anmistía Internacional ha puesto en marcha una iniciativa llamada “Votaré por un partido que defienda los derechos humanos”, donde pide a los candidatos de los diferentes partidos políticos a que se comprometan públicamente en la defensa de los derechos humanos. Yo personalmente me he adherido.
Además Amnistía Internacional, Greenpeace e Intermon Oxfam han escrito un manifiesto conjunto titulado “Por un país comprometido con los derechos humanos, la lucha contra la pobreza y el respeto al medio ambiente” donde exigen a los partidos políticos un compromiso con estos temas. También me he adherido.
Dicho esto, me parece que es como gritarle a un sordo, puede que te lea un poco mejor los labios porque abres más la boca, pero en definitiva nunca te va a oír.