No todo es de color de rosa (y 2)

Dice “José Carlos Rodríguez”:http://www.liberalismo.org/bitacoras/5/3222/ que:

“El crecimiento del capitalismo global ha traído una mejora de la pobreza en el mundo. Sin perjuicio de que, como dije, se puede mejorar hacia una situación deplorable si la anterior era aún peor.”

Pero todo depende del color del cristal con que se mira, o mejor dicho, del índice que se usa para comparar. Por ejemplo, usando “la tasa de mortalidad infantil”, se observa que excepto en los países de la OCDE, el resto de los países (los pobres) mantienen un aumento de dicha tasa, de manera muy preocupante en el caso del Africa subsahariana. Como dice el informe:

«La historia de la supervivencia infantil en el último decenio es a la vez el anal de una divergencia, ya que la brecha entre los países ricos y pobres va en aumento, en especial entre los países ricos y los países de África, pero también con países de otras regiones (Figura 1.11). Si en 1980 la tasa de mortalidad infantil era 12 veces más alta en África Subsahariana que en los países ricos, ahora lo es 29 veces. Sin embargo, el desafío de la mortalidad infantil no se limita a África Subsahariana, ya que incluso en países que tienen un crecimiento económico más sólido, se están aminorando los avances en la reducción de la mortalidad infantil.
No hay una única causa que explique esta desaceleración. Gran parte de la disminución ocurrida desde los años setenta se debe a los niveles de vida en aumento y a la menor cantidad de muertes causadas por enfermedades
diarreicas y otras posibles de prevenir con vacunas. Otros importantes asesinos relacionados directamente con la pobreza (como la malnutrición y las infecciones respiratorias agudas) han disminuido más lentamente y las muertes debido al paludismo han ido en aumento.
Las tasas de mortalidad infantil subrayan una de las lecciones principales del desarrollo humano: no hay ningún vínculo automático entre ingreso y progreso social. Si bien las tasas de mortalidad suelen disminuir cuando aumenta el ingreso, los países con niveles similares de ingreso muestran grandes disparidades en este indicador.»

Ver Figura 1.11
Pero bueno, discusiones aparte, no deja de ser raro que los medios no se interesen en absoluto por tan apasionante informe y por analizarlo en sus múltiples facetas. ¿Será que no tiene ninguna frase atrayente para el público (“¡Qué pasa Neng!” o similar)?

You may also like...

Comenta ya maldit@!