Hay dos maneras de describir la realidad: mediante pensamiento crítico y mediante pensamiento dogmático o mágico, donde las falacias predominan. La jornada de Huelga General del 29M y las manifestaciones que la clausuraron han resultado en una descripción mediática llena de una enorme acumulación de falacias.
Voy a intentar describir lo que creo que pasó en las manifestaciones de Barcelona a partir de la 18:00, antes no estaba y no puedo opinar. Cuando yo salí del metro sobre las 18:00 la manifestación que habían convocado los sindicatos CNT y CGT estaba llegando a la Plaza de Cataluña. En la plaza estaba empezando a congregarse la manifestación alternativa convocada por el 15M y otros movimientos. Esta manifestación, al igual que en otras ocasiones, pretendía crear un segundo bloque que dando la vuelta por la calle Roger de Llùria llegara a la cola de la manifestación convocada por los sindicatos UGT y CCOO al principio del Paseo de Gracia. Ya estaba formada la cabecera de la manifestación y el camión del 15M con la megafonia cuando llegamos. Se puso en marcha inmediatamente con los acordes del Ay Carmela. Avanzados unos pocos metros, cuando el camión empezaba a entrar en la calle Fontanella, los Antidisturbios de los Mossos habían cortado la calle y un numeroso grupo esperaba en el Portal del Angel.
La Manifestación se paró en espera de que nos dejaran pasar, sin sospechar que la idea era precisamente no dejarnos pasar. De repente cargaron sin previo aviso y los que no fuimos lo suficientemente rápidos en huir y permanecimos en la calle fuimos el blanco de los porrazos. Lo ocurrido con posterioridad ya es el caos resultante. Con las salidas de la plaza bloqueadas todo despistado proveniente de la manifestación principal o que creía que la manifestación alternativa todavía no había salido se encontró con los gases lacrimógenos, las pelotas de goma y las balas de caucho. Indiscriminado y salvaje. Un estado de sitio sin aprobación del parlamento.
Tras leer que anteriormente no hicieron ninguna detención cuando los grupos vandálicos de siempre quemaban contenedores durante toda la mañana (con la prensa haciendo fotos) y que posteriormente, 50 metros más allá, los mossos dejaron que los mismos quemaran un Starbucks sin hacer nada al respecto, sólo queda concluir que la actuación es totalmente premeditada, la orden era parar esa manifestación y provocar el caos.
Con esto que os digo (y con la cantidad de periodistas que había en todos lados), el análisis debería ser que la manifestación multitudinaria fue un éxito, que la actuación de los mossos evitó la salida de la manifestación alternativa y provocó un caos incontrolable, y que los grupos vandálicos de siempre hicieron lo que hacen siempre con la bendición de la policía.  El análisis de los medios fue por supuesto otro, simple y falaz, “disturbios a la griega“,  ”detenidos en los disturbios“,  ”grupos violentos“, “la guerrila urbana“, “la izquierda vandálica asola Barcelona“, “los piquetes violentos prenden fuego a un Starbucks en Barcelona“, etc. No discuten la actuación de los mossos, no se piden responsabilidades, nada.

This work, unless otherwise expressly stated, is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial 3.0 Unported License.